La Cospe, que no tardando mucho pasara a ser, esa persona de la que usted me habla, ha empezado  a dimitir, como a ella le gusta hacer las cosas, en diferido y por tiempos, un poquito hoy y otro poquito mañana, eso si, sin motivo ninguno, y sin haber mentido , no como otras.

Anuncios